Sobre este artículo:

Organos del cuerpo humano / Cerebro / Sustancia blanca

Sustancia blanca

Las fibras nerviosas de la sustancia blanca se encargan de unir los segmentos medulares entre sí, al igual que a la médula espinal con el encéfalo.
sustancia-blanca

 

La sustancia blanca

En el conjunto de fibras neuronales y nerviosas que crean la estructura del sistema nervioso central y del cerebro, como su órgano gestor principal, coexisten dos tipos básicos de tejidos, cada uno con características y funciones propias.

Por un lado, la materia gris da forma a la capa externa de la corteza cerebral , recubriendo ambos hemisferios y replegándose para dar lugar a los característicos surcos y protuberancias que originan las circunvoluciones cerebrales.

Por otro, a nivel subcortical, se encuentra la materia o sustancia blanca, formando parte no solo de las capas internas de la corteza cerebral, sino también de otras estructuras del diencéfalo (tálamo e hipotálamo), del tronco encefálico, del cuerpo calloso, que une ambos hemisferios cerebrales, y, por último, de la médula espinal.

¿Qué es la sustancia blanca?

Al igual que ocurre con la materia gris, la sustancia blanca también es un tipo concreto de tejido nervioso, que desempeña una función esencial en el conjunto del organismo y en el desarrollo de los distintos procesos mentales.

Su particularidad radica en que, en este tipo específico de tejido, la transmisión del impulso nervioso se realiza a gran velocidad permitiendo la respuesta inmediata ante cualquier estímulo externo. Si en la sustancia gris tienen lugar los distintos procesos mentales, en la blanca se acelera la transmisión de los impulsos que los hacen posible.

Las neuronas, conectadas entre sí, son las células predominantes en todo el tejido cerebral.

La estructura básica de una neurona consta de tres partes: el núcleo, soma o cuerpo celular, donde tiene lugar la actividad metabólica de la propia célula, las dendritas, o pequeñas ramificaciones que se encargan de recibir las señales que propician los estímulos externos, y los axones, la prolongación más extensa con la que cuenta la célula y que es el elemento clave de conexión entre distintas neuronas.

¿De qué está formada la sustancia blanca?

sustancia blanca

Si la materia gris está formada básicamente por el cuerpo celular de las neuronas, en la sustancia blanca predominan los axones, estando, además, recubiertos y protegidos por una sustancia blanca, la mielina que los envuelve para facilitar e incrementar la velocidad de transmisión de las señales eléctricas y químicas que forman el impulso nervioso.

La mielina es, por tanto, la sustancia que da el color blanquecino característico de este tipo de tejido nervioso, en el que los axones neuronales, gracias a su acción, reciben los impulsos nerviosos y sensoriales y lo transmiten con inmediatez a las distintas áreas de la corteza cerebral implicadas en cada proceso según el tipo de información recibida (visual, auditiva, olfativa…).

La mielina que envuelve a los axones es una capa aislante compuesta fundamentalmente por proteínas y sustancias grasas que no solo protegen y aíslan a las células nerviosas, sino que además favorecen la máxima conectividad entre ellas, para que las señales eléctricas puedan viajar a toda velocidad entre las distintas estructuras del sistema nervioso central.

Materia gris y sustancia blanca funcionan en perfecta coordinación. Si la primera resulta fundamental para el desarrollo de los procesos mentales y las funciones cognitivas más complejas como el lenguaje, el razonamiento o la memoria, la materia blanca juega un papel esencial en la conexión neuronal, que permite al cerebro desarrollar todas sus funciones esenciales para la vida.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre la sustancia blanca.