Sobre este artículo:

Órganos / Corazón

Corazón

corazon

 

¿Qué es el corazón humano?

El corazón humano es un órgano vital, centro del sistema cardiovascular, que se encarga de bombear la sangre para hacer llegar el oxígeno y los nutrientes a cada célula de nuestro organismo.

Es un órgano hueco formado por gruesas paredes de un tipo de tejido muscular específico, el miocardio, que a su vez está rodeado de una capa protectora de tejido conectivo, el pericardio, una membrana que cuenta con dos capas, una densa y externa y una interna serosa, ambas envuelven al corazón. Este órgano musculoso impulsa, con su potente movimiento de bombeo, el torrente sanguíneo que recorre nuestro cuerpo.

En cada latido, el corazón realiza dos movimientos: uno de contracción, llamado sístole, y otro de relajación o diástole. Ambos movimientos hacen posible que el ciclo cardiaco se desarrolle correctamente.

Contracción corazón

Durante el periodo de contracción, el corazón empuja la sangre oxigenada a través de las arterias aorta y pulmonares, mientras que en la fase de relajación, permite la entrada de la sangre en su proceso de circulación de retorno a través de las venas cava y pulmonares.

La contracción – distensión del corazón es posible por el estímulo eléctrico que desencadenan los sistemas de conducción del organismo, sistemas formados por células específicas que tienen capacidad para crear ese estímulo imprescindible para que nuestro corazón lata y mantenga su ritmo constante.

El corazón de cada persona bombea la sangre a un ritmo determinado, contrayéndose un número concreto de veces por minuto. Esas contracciones que impulsan la sangre son las pulsaciones y lo que llamamos frecuencia cardiaca es el número de pulsaciones que se registran por minuto, una cifra que en una persona adulta y sana oscila entre 50 y 100 en estado de reposo.

Anatomía del corazón humano

anatomia del corazon

El ‘motor’ del organismo humano tiene aproximadamente el tamaño de un puño y se encuentra a la altura del tórax, hacia la izquierda, protegido por la caja torácica (costillas y esternón) y flanqueado por los pulmones. Su compleja estructura es lo que permite la entrada y salida del torrente sanguíneo a través de arterias y venas.

Nuestro corazón está formado por cuatro cavidades, dos superiores llamadas aurículas y dos inferiores o ventrículos. Además, una pared interna de tejido divide el corazón en dos secciones, creando así un lado derecho y uno izquierdo, cada uno con una aurícula y un ventrículo. A su vez, las aurículas están separadas por un tabique interauricular y los ventrículos por uno interventricular. Esa división ‘en cruz’ es lo que delimita claramente las cuatro cavidades del corazón humano y permite reconocer la función que cumple cada una de ellas.

Para el correcto flujo sanguíneo de entrada y salida desde o hacia el corazón y también para el intercambio que se realiza entre aurículas y ventrículos en el proceso de oxigenación de la sangre, el órgano cuenta con cuatro válvulas: mitral, tricúspide, pulmonar y aórtica, que se encargan de regular ese flujo y de que se realice siempre en la dirección correcta.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre el corazón.