Sobre este artículo:

Órganos / Bazo

Bazo

bazo

 

¿Qué es el Bazo?

El bazo es el órgano gracias al cuál se desarrolla la limpieza de aquellos glóbulos rojos y plaquetas que ya han realizado su función, así como los gérmenes existentes del cuerpo. A su vez, es esencial comentar que forma parte del sistema linfático – aquél sistema sistema o estructura que transporta la linfa-.

La situación anatómica del bazo en el cuerpo humano es próxima al páncreas, el diafragma y el riñón; concretamente, el izquierdo.

Forma y tejido del bazo

El bazo es el órgano más grande del sistema linfático, tiene forma de puño y en un adulto puede llegar a pesar un total de 150 a 200 gramos, lo cual le proporciona una gran importancia en la anatomía humana.

Los tejidos por los cuales está formado el órgano en cuestión pueden diferenciarse en dos:

  • Pulpa roja: la pulpa roja es ese tejido de color rojo que envuelve todo el bazo y que en su interior, contiene la pulpa blanca. El motivo de su color rojo es porque está constituído de vasos sanguíneos – capilares sinosoïdes -, que facilitan la entrada y salida de la sangre en el órgano.
  • Pulpa blanca: constituida principalmente por nódulos blanquecinos de tejido linfoide. Es importante destacar que las células B y los linfocitos T se encontrarán en lugares separados.

Funciones del bazo

  • Realizar la hematopoyesis durante el período fetal: producción de hematíes nuevos donde se desarrollan y se forman elementos figurados de la sangre.
  • Saneamiento de glóbulos rojos y plaquetas caducas: realización de filtraje para la incorporación de nuevos glóbulos en el sistema.
  • Actuar como productor de glóbulos rojos en el caso que la médula tenga incapacidad a la hora de fabricarlos.
  • Almacenamiento de hasta, aproximadamente, 250 mL de sangre, por lo que es especialmente útil y necesario en casos de hemorragias.
  • Alta producción de linfocitos: combaten las infecciones ya que éstos son parte de las defensas creadas por los glóbulos rojos.
  • Defensa ante bacterias y virus que se realiza gracias al saneamiento que realiza. El bazo juega un papel esencial en la detección de amenazas.

Enfermedades comunes del bazo

El bazo se puede ver afectado por múltiples patologías. Sin embargo, las más comunes son las siguientes:

  • Tumores benignos y quistes del bazo

Este tipo de tumores y quistes no suelen ser frecuentes; a su vez, suelen necesitar de una exploración en profundidad para ser detectados. Habitualmente son inofensivos.

  • Esplenomegalia

Se hace referencia a la esplenomegalia cuando se inflama el bazo. Dicha inflamación suele ocultar aspectos problemáticos como infecciones, cáncer, enfermedades hepáticas…

  • Enfermedad de Hodgkin y Linfomas

Cuando se padece dicha enfermedad, consistente en el cáncer del sistema linfático, el bazo está afectado, por lo menos, en el 40% de los casos.

  • Quistes hidatídicos

Son los quistes más peligrosos ya que pueden llegar a romperse en el abdomen y provocar shocks anafilácticos.

Cómo cuidar el bazo

como cuidar el bazo

La mejor forma de cuidar el sistema es realizando una dieta variada y deporte habitual. Sin embargo, hay algunos consejos y prácticas que pueden ayudar a mantener el bazo en buena forma.

  • En la medida de lo posible, es aconsejable evitar los alimentos procesados y de difícil digestión. Por ejemplo: los azúcares, la carne roja en exceso y la bollería industrial pueden provocar problemas serios en el órgano de referencia.
  • Es profundamente desaconsejable el consumo de alcohol y de bebidas azucaradas.
  • En contraposición, se aconseja beber 1 litro – 1 litro y medio de agua de forma diaria con el objetivo de limpiar el sistema.
  • Se aconseja consumir alimentos que contengan flúor. Algunos ejemplos: zanahorias, perejil, uvas y ajo.
  • Si se opta por tomar una infusión, el diente de león es altamente recomendable por sus aportaciones positivas al bazo.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre el Bazo.