Sobre este artículo:

Huesos del cuerpo humano / Huesos de la Cara

Huesos de la Cara

huesos-de-la-cara

 

LOS HUESOS DE LA CARA

Los catorce huesos que forman el conjunto óseo que compone el rostro humano son los dos huesos cigomáticos, el hueso maxilar inferior, los dos lacrimales, los dos huesos palatinos, el hueso vómer, los dos huesos de la nariz, los dos cornetes nasales inferiores y los dos huesos maxilares superiores.

Huesos de la nariz

Los huesos de la nariz son dos huesos de pequeño tamaño y forma rectangular aplanada; son los huesos que forman el puente de la nariz y su función es la de proteger el acceso superior a la cavidad nasal, además, constituyen el punto de intersección de dos músculos delgados que permiten la expresión facial. El resto de la estructura nasal está constituida por cartílago.

En cuanto a los cornetes nasales inferiores; hay seis cornetes nasales: dos superiores, dos medios y dos inferiores; su función es la de hacer que aumente el tamaño de la cavidad nasal y filtrar que aire que respiramos para que llegue limpio a los pulmones.

Los dos cornetes nasales inferiores se ubican por debajo de los dos cornetes nasales medios del hueso etmoides —los cornetes nasales medios no forman parte del etmoides, los únicos cornetes nasales que forman parte fija de dicho hueso son los cornetes nasales superiores, que toman parte en la vía olfativa—. Los cornetes nasales inferiores tienen forma cilíndrica y forman parte de la pared lateral y de la pared inferior de la cavidad nasal.

Hueso Vómer

En lo que respecta al hueso vómer, este se ubica en la base de la cavidad nasal —constituye la porción inferior de la parte ósea del tabique nasal y que divide en dos fosas nasales la cavidad nasal— y se caracteriza por su forma triangular. Este hueso se articula, en su parte posterior, con la placa perpendicular del hueso etmoides y con el hueso esfenoides; en su parte inferior se articula con los dos maxilares superiores y con los dos huesos palatinos.

El tabique nasal está formado por la placa perpendicular del hueso etmoides, el vómer y el cartílago del tabique.

Huesos lagrimales

Los huesos lagrimales, también conocidos como unguis, son dos huesos delgados y de pequeño tamaño —son los más pequeños del conjunto de los huesos que conforman el rostro humano— cuya ubicación, en referencia a los dos huesos de la nariz, es posterolateral.

Los dos huesos lagrimales forman parte de la pared medial de ambas órbitas del rostro. En sendos huesos lagrimales se localiza la fosa lagrimal, un túnel que discurre verticalmente formado con el maxilar superior que aloja el saco lagrimal, donde se acumulan las lágrimas que vierten en la cavidad nasal.

Huesos palatinos

hueso-palatino

Los dos huesos palatinos tienen forma de L y forman la parte posterior del paladar duro, constituida por las placas horizontales de los huesos palatinos; parte de la base y las paredes laterales de la cavidad nasal y una pequeña porción de la base de las de las órbitas.

Huesos maxilares

Los dos huesos maxilares superiores se unen en la conocida como línea media; estos huesos se articulan con casi el total de los huesos que forman el conjunto óseo del rostro humano; exceptuando el maxilar inferior.

Estos dos huesos constituyen parte de la base de las órbitas, de las paredes laterales y de la base de la cavidad nasal, además de que conforman la mayor parte del paladar duro —el techo óseo de la boca que está formado por las placas horizontales de los huesos palatinos y por las apófisis palatinas del maxilar superior (la apófisis palatina es una proyección del maxilar superior que constituye los tres cuartos anteriores del paladar duro): la función del paladar duro es la de separar la cavidad bucal de la cavidad nasal—.

En los dos maxilares superiores hay un seno encargado de drenar la cavidad nasal; también se ubican en estos las apófisis alveolares, que constituyen un arco (una cresta) en el que se localizan los alvéolos de las piezas dentarias del maxilar superior.

En los dos huesos maxilares se ubican los forámenes infraorbitario (orificio ubicado bajo la órbita por el que discurren los vasos sanguíneos y los nervios infraorbitarios y ramificaciones de la división maxilar del nervio trigémino) e incisivo (que se ubica de forma inminentemente posterior a la pieza dentaria del incisivo y que permite el paso de ramificaciones de los vasos palatinos mayores y al nervio nasopalatinos), además de la fisura orbitaria inferior, que se ubica entre el maxilar superior y el ala mayor del esfenoides.

El hueso maxilar inferior—el más fuerte y de mayor dimensión del conjunto de huesos óseos que conforman el rostro y el único hueso móvil de la cabeza, a excepción de los huesecillos auditivos, que son los huesos del oído de menor tamaño— está constituido por un cuerpo (una parte curva y horizontal) y por dos ramas.

Estas dos ramas son dos partes perpendiculares en las que se localizan una apófisis condílea posterior (que se articula con el tubérculo articular del hueso temporal y con la fosa mandibular formando la articulación témporo-mandibular) y una apófisis coronoides (en la que se ubica la inserción del músculo temporal), entre estas dos apófisis existe una depresión que recibe el nombre de escotadura mandibular. Las dos ramas y el cuerpo se unen conformando un ángulo, el ángulo del maxilar inferior.

También en el maxilar inferior se encuentran varios forámenes como el mentoniano, ubicado bajo el segundo premolar; el mandibular, que se encuentra en la superficie medial de ambas ramas y que es el origen del conducto mandibular a través del que pasan los nervios inferiores distribuyéndose en las piezas dentarias del maxilar inferior.

Hueso zigomático

Por último, los dos huesos zigomáticos forman la parte prominente de las mejillas; además forman parte de la pared lateral y la base de las órbitas. Los huesos zigomáticos se articulan con los huesos frontal, maxilar superior, esfenoides y temporal.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre los Huesos de la Cara.