Sobre este artículo:

Huesos del cuerpo humano / Huesos de la cadera

Huesos de la cadera

huesos-de-la-cadera

 

¿Qué son los huesos de la cadera?

Localizada en la parte inferior del tronco humano, en la comúnmente llamada cadera hay que hacer una importante distinción: por un lado, que el concepto de pelvis, huesos de la pelvis o cintura pélvica se refiere a la estructura ósea, y por otro lado, que la cadera propiamente dicha se relaciona con la articulación. Es notorio que los huesos de la cadera son diferentes en hombres o mujeres, y que difieren también en cierta medida si se trata de adultos o niños.

Respecto a las funciones de la cadera y la pelvis, ambos sirven para hacer posible la locomoción del tronco inferior humano y para mantener la postura bípeda. Concretamente, los huesos de la pelvis tienen la función de sostener de forma resistente el cuerpo y transmitir fuerza a las piernas, además de proteger los órganos internos (sexuales y no sexuales). Por otra parte, la articulación de la cadera sirve para dar estabilidad y movilidad al tronco y las piernas.

Huesos de la pelvis

La pelvis ósea está compuesta por dos huesos coxales (o huesos pélvicos), el sacro y la articulación de la sínfisis del pubis, formando una estructura de tipo lebrillo (forma de tronco de cono invertido).

Por un lado, el sacro es un hueso medio formado por la fusión de cinco vértebras sacras que presenta una forma de pirámide invertida y curvada hacia dentro. Se localiza entre los dos huesos coxales y en su extremo se encuentran de dos a cuatro pequeñas vértebras parcialmente fusionadas llamadas coxis o cóccix (se trata de un órgano vestigial, es decir, una estructura que no parece cumplir con ninguna función biológica dentro del organismo). Aunque pertenece a la columna vertebral, el sacro está considerado como un hueso de la pelvis, pues se encuentra en su interior. Es el punto de unión entre la pelvis y el tronco superior.

En un recién nacido cada uno de los huesos coxales está compuesto de tres huesos separados por un cartílago: el ilion, el pubis y el isquion. En la edad adulta estos tres huesos se fusionan, dando lugar a un hueso único. Sin embargo, los anatomistas suelen separar los tres huesos para analizarlos incluso en los adultos.

  • Ilion: es el hueso más grande de los que componen el hueso coxal. Se une por delante con el pubis y por detrás con el isquion. Con forma de abanico, se extiende a ambos lados de la columna vertebral y consta de cuatro espinas ilíacas. Está formado por un ala superior, grade y plana, y un cuerpo inferior, más pequeño y en el extremo de más abajo.
  • Isquion: se encuentra en la parte posteroinferior del hueso coxal (es la parte más inferior de la pelvis). Está compuesto por un cuerpo superior, ancho y áspero, y una rama inferior, que se fusiona con el pubis.
  • Pubis: localizado en la parte central de la pelvis, concretamente en la región frontal e inferior, está compuesto por un cuerpo pequeño que comunica con el sacro a través de la sínfisis pública, por la rama superior (que se une con el ilion), y por la rama inferior (que se junta con el isquion).

Además de la distinción por los diferentes huesos que la forman, la cintura pélvica se puede dividir en dos: la pelvis mayor (o pelvis verdadera) y la pelvis menor (o pelvis falsa). Esta división se realiza por un límite llamado estrecho superior de la pelvis.

La pelvis mayor, situada en la región abdominal inferior y por encima del estrecho superior de la pelvis, está formada por la parte superior del sacro, la rama superior del pubis y las fosas ilíacas. Por detrás está limitada por las vértebras lumbares, por los laterales se delimita por la parte superior de los huesos coxales, y por delante se encuentra con la pared abdominal. Esta parte es la que contiene ciertas vísceras abdominales como la parte superior de la vejiga (cuando está llena) y el inferior del intestino. Además, en las mujeres, contiene el útero, ovarios y trompas uterinas.

La pelvis menor, situada por debajo del estrecho superior de la pelvis, está compuesta por el resto del sacro y el coxis, por el cuerpo del pubis y las porciones inferiores del ilion e isquion. Contiene la vejiga urinaria, los órganos genitales (vagina y cuello uterino en las mujeres y la próstata en los hombres) y la parte final del tubo digestivo (recto y ano).

Articulación de la cadera

Los huesos de la pelvis se unen entre sí mediante cuatro articulaciones: lumbosacra, sacroilíaca, coxofemoral y sínfisis del pubis.

Los huesos coxales (que forman la cintura pélvica) están unidos en su parte anterior por una articulación llamada sínfisis del pubis. Situada delante de la vejiga urinaria, tiene la función de mantener la estructura de la pelvis y proteger los órganos internos. Además, en los hombres esta articulación está anclada al ligamento suspensorio del pene, y en las mujeres está cerca del clítoris.

En cambio, los huesos coxales se unen en su parte posterior con el sacro mediante la articulación sacroilíaca. Con varios ligamentos, esta articulación une la parte inferior de la columna vertebral con los bordes de los dos huesos ilion (cresta ilíaca).

Además, el hueso del isquion tiene una región llamada acetábulo, una cavidad donde se inserta el fémur (fosa acetabular) por lo que el hueso coxal se articula con el fémur, formando la articulación coxofemoral. Esta es multiaxial, es decir, permite el movimiento en varios ejes y planos (flexión-extensión, abdución-aducción…). Debido a que las extremidades inferiores soportan el peso de todo el cuerpo, la articulación de la cadera está reforzada por fuertes ligamentos: anular, transverso del acetábulo, iliofemoral, pubofemoral y el isquiofemoral.

Finalmente, la articulación lumbosacra tiene la característica de ser cartilaginosa y secundaria. Está localizada entre la quinta vértebra lumbar y la base del sacro.

Comparación pelvis femenina y masculina

pelvis

Aunque los huesos son los mismos, esta parte del cuerpo humano presenta una gran diferencia entre hombres y mujeres, principalmente debido al proceso del embarazo y parto.

Respecto de la masculina, la pelvis femenina es más ligera y fina en cuanto a la estructura general de los huesos; también es más ancha y grande pero menos profunda; la entrada de la pelvis (su contorno) es ovalado; y finalmente, el ángulo subpúbico es más amplio que en el de los hombres. El arco del pubis en las mujeres tiene un ángulo mayor de 90º y el de los hombres es menor.

Otra de las características de la femenina es que tanto la pelvis mayor como la menor presentan diámetros obstétricos, líneas imaginarias que van de una estructura ósea a otra. Son importantes para el parto ya que cuando el diámetro se reduce pueden aumentar los riesgos de realizar un parto vaginal, por ejemplo.

Problemas más frecuentes de la cadera

Existen problemas en relación a la pelvis muy variados, pero dos de los más frecuentes son: fracturas pélvicas y osteítis del pubis.

La fractura pélvica es lo que ocurre normalmente cuando una persona dice que se ha roto la cadera, pero en realidad son los huesos de la pelvis lo que se fractura. Se trata de miembros muy resistentes, por lo que la fractura pélvica requiere de una fuerza considerable para la rotura, normalmente un accidente de tránsito o un aplastamiento. Al estar producidas por golpes, este tipo de fractura puede ir acompañada de graves daños a los órganos abdominales, lo que requiere una atención inmediata del paciente. Así como la fractura de pelvis suele estar causada por un traumatismo, la fractura de la articulación de la cadera suele deberse a problemas de densidad ósea, ya que se lesiona la cabeza del fémur.

Por otro lado, la osteítis del pubis es una inflamación de la sínfisis púbica que suele estar causada por la repetición de movimientos, como lanzar de una patada una pelota en muchas ocasiones. Suele estar caracterizada por un dolor en la ingle, pero se cura con reposo.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre los Huesos de la Cadera.