Sobre este artículo:

Escroto

La función del escroto es mantener en temperatura ideal a los testículos para que se produzcan, se conserven y maduren adecuadamente los espermatozoides.
escroto

 

¿Qué es el escroto?

El escroto o saco escrotal es un conjunto de envolturas que cubren y alojan a los testículos y vías excretoras fuera del abdomen. Esta zona de la piel tiene forma de saco o bolsa, está cubierta de vello púbico y presenta características particulares que la diferencian de la que cubre al resto del organismo, ya que permite a los testículos posicionarse fuera del cuerpo.

Características del escroto

Debido a la vía por la cual descienden los testículos a través de la pared abdominal anterior, éstos se encuentran cubiertos por capas de fascia y músculos (oblicuos externos e internos y transverso del abdomen) de la región abdominal.

Sin embargo, el escroto tiene las siguientes capas; las cuales, desde la más externa a la más interna, son: la piel, y debajo de ésta se encuentra una capa de fascia conocida como fascia de dartos. Esta capa fascial carece de grasa, pero incluye fibras musculares lisas conocidas colectivamente como músculo dartos. Dado que la capa fascial, incluidas las fibras musculares, se adhiere a la piel que la recubre, cuando el músculo dartos se contrae, le da al escroto su apariencia arrugada.

Internamente, el dartos divide al escroto en compartimentos derecho e izquierdo para albergar cada uno de los testículos. Este tabique fascial interno, o pared, se puede visualizar externamente como una cresta de piel conocida como rafe escrotal. El rafe escrotal indica la línea de fusión de los pliegues labioescrotales en el embrión.

Los testículos y el escroto

escroto, epididimo

El escroto contiene los testículos y partes del cordón espermático. Los testículos son el sitio de producción de espermatozoides y, como tales, forman el componente esencial del sistema reproductor masculino.

Los espermatozoides salen de los testículos a través del epidídimo, que luego drena hacia el conducto deferente. El epidídimo y las porciones inferiores del conducto deferente se encuentran dentro del escroto. Al conducto deferente se le unen vasos sanguíneos que irrigan y drenan los testículos, creando el contenido del cordón espermático.

Los testículos no están siempre en el escroto, sino que se encuentran en el abdomen a los lados de la columna desde que se nace hasta los tres meses de vida. Es en este tiempo cuando comienzan a migrar hasta el saco escrotal a través del conducto inguinal. En este trayecto, los testículos arrastran fibras musculares y fascias, lo que finalmente dará origen a las capas ya nombradas del escroto.

Te dejamos un vídeo interactivo en el que se muestra información sobre el escroto.